Pruebas Vestibulares

Pruebas Vestibulares

Pruebas Vestibulares

La Otorrinolaringología es una especialidad que se ocupa de la atención de órgano del equilibrio, que está situado en la porción más interna del oído. Suele ser muy sensible en el curso de su exploración.  
 

A pesar de todo, a lo largo de esta exploración hay algunos aspectos que debe de conocer:

.  

  • Debe de acudir a la consulta de la forma más puntual posible, pues se trata de exploraciones que pueden durar un cierto tiempo.

  • Acuda sin maquillar y sin haberse aplicado ningún tipo de crema en la cara pues, tanto los cosméticos, como las cremas o pomadas, pueden dificultar la exploración.

  • Acuda en ayunas.

  • Suspenda las medicaciones para el vértigo con las que se esté tratando.

  • Acuda acompañado.

  • No venga en coche conduciendo solo.

  • Por último, durante su consulta, el médico pueda necesitar una gran cantidad de información relativa a su salud o a consultas anteriores realizadas con otros especialistas. No oculte ningún dato sobre su caso, otras enfermedades, hábitos o régimen de vida, que pudieran ser relevantes, a los médicos que le atienden.

 

Las exploraciones del equilibrio pueden ser muy variadas:  En muchos casos se trata de exploraciones sencillas durante las que se le pedirá que camine o  realice cambios de posición. En otros casos, se le colocarán terminales, en forma de gafas, o de electrodos en el cráneo, la cara o el cuello. Mediante estos terminales, generalmente a través de una computadora, se estudiarán las reacciones que Ud. experimente frente al movimiento o a los cambios de postura.

Riesgos al realizar las pruebas vestibulares

 

En ocasiones, las exploraciones intentan reproducir la situación de mareo mediante movimientos de cabeza, giros del cuerpo, u otro tipo de movimientos. Esté relajado, pues se trata de situaciones controladas que su especialista manejará de la mejor manera posible. No obstante, a pesar del máximo cuidado, a lo largo de su exploración pueden producirse crisis de vértigo, náuseas, vómitos, sensación de malestar, situaciones de inestabilidad o caídas accidentales.